8 may. 2009

¿Es "la realidad" nuestra realidad?

Una pregunta algo incoherente para un tema que ya no lo es.

En 1989, Paul Virilio nos habló de la Maquina de la Visión, y aunque han pasado 20 años desde entonces, esa imagen que nos relata, es ahora más real que nunca. Hemos dejado que las maquinas perciban por nosotros, que nos alejen de la experiencia de los sentidos y nos conviertan en simples autómatas que aceptamos esa realidad que perciben como propia, única e infalible.
Una preocupación latente también en 1968

En palabras más simples, así como el artista plástico o el dibujante, plasma su interpretación de la vida y el mundo en una escultura o un lienzo, las maquinas plasman la realidad que conciben en nuestras mentes, haciendo de nosotros, seres unidimensionales y acartonados; Tanto así que estamos en el punto, donde como decía Heidegger, la ciencia se convierte en dogma y todo aquello que ella no puede responder se convierte en milagro.

Un cuadro nada bueno que desde hace ya algún tiempo entregó nuestras decisiones al objeto, que con su lenguaje puro y conciso, nos ordena e induce a actuar y sobre todo a ACATAR. Un cuadro tan "realista" y crudo que debemos cambiar, porque inclusive el diseño, con sus gadgets y productos fantásticos, ha influido para que pensemos y actuemos como una gran masa obediente.
¿Estamos ante una escena de este tipo? Wall-e, 2008

En pos de ese cambio, el diseñador debe alejarse de la búsqueda de la automatización solo porque si y debe mirar hacia la simplificación de la función, no de su eliminación; el facilismo que tanto buscamos "no puede ser la excusa latente para la concepción de diseños, porque estamos para mejorar la calidad de vida y ella no representa ser omitidos o reemplazados por la maquina" en palabras de Ena; o ¿Es que acaso dejaras que un artefacto te diga que tu café esta bien de azúcar?
¿Justo y necesario?

Un tema bastante amplio que llega a mi cabeza gracias a Mache, que con su ciclo "El diseño en el Cine" nos recuerda que hasta Hollywood piensa en eso.

No hay comentarios: